20120327

Aprende a recordarlo todo: el método del palacio de la memoria

Mind Palace: Remember everything you want
Cortesía de Shanidar
Puedes leer la versión inglesa de este post aquí: Learn to remember everything: the memory palace method

En este post os voy a enseñar cómo recordar a la perfección una lista. No importa la longitud de la lista: puede ser tu lista de la compra de 10 artículos, o una lista con 50, 100 o incluso 1000 cosas. Y en un próximo post, cómo aplicar este método para aprender idiomas. Suena bien, verdad?

La técnica que vamos a aprender se llama el palacio de la memoria, también conocido en inglés como "method of loci" (por la palabra latina locus, que quiere decir lugar,) aunque en ingles lo más habitual es memory palace o mind palace. Este método es una herramienta fantástica de la que disponer!

El palacio de la memoria

El método del palacio de la memoria tiene sus origines en el siglo 5º A.C., cuando Simonides de Ceos, poeta, atendía un (poco afortunado) banquete en Tesalia. Mientras iba a la puerta a atender a un correo que preguntaba por él, el techo del comedor se derrumbó, matando a todos los comensales. No había manera de reconocer los cadáveres (aplastados por un techo...,) las técnicas de CSI no estaban tan avanzadas como en la tele. Pero Simonides se dio cuenta que no tenía ningún problema en recordar quien estaba dónde, sin prácticamente ningún esfuerzo.

Piénsalo por un momento: es fácil recordar quien se sienta al lado del anfitrión, dónde estaban tus amigos, quien estaba a su lado. Y así, llenas una cena. A Simonides "se le encendió la bombilla," y gracias a esto está considerado como el inventor del método del palacio de la memoria. Aunque usado ampliamente en la antigüedad, no hay prácticamente registros escritos del método: aparece en la obra anónima Rhetorica ad Herrenium y en la obra de Cicerón De Oratore. Pero no es extraño que no haya registro escrito, para ellos sería tan normal escribir un libro sobre el palacio de la memoria como para nosotros escribir un libro sobre cómo ponerse unos pantalones. Todo el mundo saber hacerlo.

El palacio de la memoria es un método cercano a cómo nuestro cerebro funciona. En nuestros días de nómadas cazadores-recolectores necesitábamos saber cómo llegar a algún sitio (lago, llanura) y recordar qué había ahí (agua fresca, fruta, caza). Aprovechando este hecho podemos construir una gran cantidad de métodos de memorización, para listas ordenadas o desordenadas.

Recordar listas puede sonar estúpido, quien quiere memorizar una lista? Pero en el fondo, una lista es un conjunto de conocimientos ordenados! Lo que estudias para un examen de historia es una lista de fechas (ordenada) conectada con hechos (que son sub-listas de la lista principal). Cuando aprendes una nueva receta, es una lista. Un número de teléfono es una lista de números. Un poema es una lista de frases.

Tu primer palacio de la memoria: construcción y llenado

Empecemos a crear nuestro primer palacio de la memoria. El hecho que se le llame palacio no tiene que hacernos pensar en Sissy o películas de Walt Disney, no tiene porqué ser un palacio. De hecho, para empezar, podrías usar tu casa, y como ejemplo imaginaremos una casa muy pequeña. Entrando por la puerta llegamos a un pequeño recibidor, que nos lleva a un comedor con 3 puertas. Del comedor podemos llegar a la cocina, al WC y a la habitación, que tiene un balcón. Este es un ejemplo de casa que vamos a utilizar, para usar el método correctamente deberíamos usar nuestras casas, o otros sitios reales que conozcamos bien.
Ahora memoricemos algo. Una lista de la compra: lechuga, bacon, aros de cebolla, una tarjeta SD y naranjas. He usado una lista corta para hacer el post más corto y para que quepa bien en la casa imaginaria que hemos construido un poco más arriba: prueba con una lista más larga después de esta si no crees que el método funciona!

Para recordar la lista, tenemos que colocar cada elemento en algún sitio de nuestro palacio de la memoria. Esto quiere decir un elemento por habitación o varios elementos por habitación, cada uno en un sitio especial que podamos recordar fácilmente. La manera más simple es poner cada objeto en una habitación diferente. Así, nuestra pequeña casa de 5 habitaciones podría contener una lista de 5, 10 o 15 elementos.

Para colocar un elemento de la lista, tenemos que visualizarlo en la habitación, para asegurar que lo memorizamos, tiene que ser una imagen extremadamente rara. Tiene que dejar una impresión clara, para hacerlo tiene que ser sorprendente, surrealista o sexual, entre otras opciones. Si la imagen es insulsa, recordarla será prácticamente imposible.

Empecemos con la lista. Cuando entramos por la puerta principal, nos saluda la Rana Gustavo, pero un Gustavo especial, hecho de lechuga, como una lechuga parlante. Puedes imaginarlo? Notar el frescor de las hojas de la rana Lechugo? En el comedor hay una estampida de cerdos... perseguidos por Kevin Bacon armado con un tenedor y cara de hambre. Lo bastante raro como para recordarlo? En la cocina, Scarlett Johansson juega con un hoola-hop que es en realidad un aro de cebolla gigante. Entras en la habitación, y te sorprende darte cuenta que la cama es una tarjeta SD gigante, que puedes esconder contra la pared como cuando pones una tarjeta en una cámara. Para acabar, abres el balcón y te encuentras una naranja gigante y brillante haciendo de sol, goteando zumo de naranja sobre el desierto que se abre bajo tu ventana.

Las imágenes debes ponerlas en un sitio que conozcas como la palma de tu mano: tu casa, la casa donde creciste, tu oficina. Esto es muy importante. En este ejemplo he usado una casa imaginaria porque es más fácil, pero en las listas que quieras memorizar, usa sitios conocidos.

Quizá creas que el método no funciona, pero te sorprendería. Escribí la primera parte de este post al empezar la tarde, y ahora, más de 3 horas más tarde al ponerme con la segunda parte aún veo claramente las imágenes. Evidentemente esta es una lista muy corta... Pero no importa: te sería igual de fácil recordar una lista 5 veces más larga.

Encontrar un conjunto de palacios de la memoria

Para recordar una gran cantidad de cosas necesitas una gran cantidad de sitios para poner todos esos recuerdos. Necesitarás encontrar tu propio conjunto de palacios de la memoria. La primera vez que me encontré con este problema, pensé en crear sitios imaginarios (como el pequeño piso que hemos usado más arriba,) conectados de alguna manera con pasillos. El problema? Los palacios artificiales se desdibujan con mucha facilidad, y tiendes a olvidarte de ellos. Es mucho, mucho mejor usar sitios habituales, o que al menos puedes comprobar de nuevo en la vida real, como fotos de un libro, niveles de un juego de ordenador o algún edificio al que puedes volver.

Una vez me di cuenta de esto, empecé a pensar en casas y sitios que pudiera usar... Y me di cuenta que tenía una gran cantidad. Aún recuerdo (y seguro que tu también!) las casas de compañeros de clase de hace 15 años, hoteles en los que he estado, edificios que he visitado. Estoy seguro que podrás encontrar una gran cantidad de sitios que te sirvan de palacios de la memoria. Para empezar, usa sitios muy habituales, como tu casa o oficina, y a medida que cojas práctica podrás usar otros sitios más antiguos.

Puedes leer más sobre encontrar sitios que usar en este post en inglés: Building Your Memory Palace Collection

Palabras finales

Tienes que encontrarle el truco al método. Consigue experiencia convirtiendo objetos habituales (como una lechuga) en imágenes que puedas recordar durante mucho tiempo (como Gustavo el cabeza-lechuga). Cogerle el ritmo es solo cuestión de práctica, igual que pasear por tus palacios en tu cabeza. Práctica, práctica, práctica.

Por cierto, puedes recordar todavía la lista de la compra?

Te ha parecido interesante este post? Si lo ha sido, cuélgalo en Facebook o Twitter!
Written by Ruben Berenguel